Adentrándose en la mente de su Congresista

Queremos que le envíe un correo electrónico a su congresista, pero sabemos que probablemente no lo hará.  Muchas personas piensan que los legisladores no leen sus cartas, así que no sirve de nada.

El asunto es que el enviar un mensaje a su congresista no se trata de que lea la carta o no.  Se trata de metérsele en la mente.

Un estudio reciente revela que sólo el 2% de los constituyentes de un representante congresionales se comunican en algún momento con él o ella. Ya que un congresista puede representar a 700,000 personas o más, eso quiere decir que su representante puede recibir 140,000 cartas, correos electrónicos y llamadas.  La mayoría de estas son atendidas por el personal del congresista, quizás con la ayuda de programas automáticos de computadores que deciden si el mensaje es positivo o negativo, o de qué se trata.

Esto significa que lo más probable es que su representante no se va a sentar con una taza de café a leer su carta, y a decidir la acción que va a tomar.

Pero los estudios revelan que estos mensajes sí hacen una diferencia al momento de votar en el Congreso, no porque hayan persuadido a los legisladores, sino por haber cambiado la manera en que ellos piensan de sus constituyentes. Cuando los congresistas deciden si asistir o no a una reunión, si escuchar o no un discurso en el hemiciclo, o la manera en que van a votar, ellos lo deciden, en parte, a base del cuadro mental que tienen de las personas que votaron por ellos.

Si su congresista ya sabe que hay muchas personas de descendencia  puertorriqueña en su distrito, es más probable que abogue por Puerto Rico.  Si su senador entiende que a las personas que votaron por él les importa la igualdad de derechos en Puerto Rico, lo más seguro es que asista a las vistas sobre Puerto Rico.

Los legisladores que lo representan a usted basan su idea de a quiénes representan en lo que ellos ven cuando visitan a su distrito, y en lo que escuchan de sus electores.  Cuando ellos piensan, “a mis constituyentes les importa…” terminan esa oración con la información que han recopilado. Parte de esa información está basada en las cartas, correos electrónicos, tuits, y llamadas que han recibido. Y usted es una parte importante de eso.

Un estudio reveló que 30 tuits puedan hacer que un asunto entre al radar del congresista.

El Twitter es una parte importante del discurso público, y el discurso público es la base de la democracia. Click To Tweet

¿Podría ayudarnos a tuitear las noticias a su congresista o senador?  El pueblo americano no quiere ser propietarios de una colonia.  El pueblo de Puerto Rico quiere la estadidad.  Es hora de que Puerto Rico se convierta en un estado.

Busque el Twitter de su congresista o legislador al pulsar en los enlaces que aparecen en esta oración.  Pulse en la oración de abajo, añada la manilla de su representante a la cajita que aparece, y tuitee.  Cambie las palabras como usted prefiera.  Añada se comentario.

Es un comienzo.

Soy un elector, y quiero igualdad de derechos para Puerto Rico. Pulse para tuitear.

I’m a voter, and I want equal rights for Puerto Rico. Click To Tweet

 

In English

One Comment

Gino

WOULD LIKE PUERTO RICO TO BE A STATE BUT AS LONG AS WE HAVE THE CANCER IN THE WHITEHOUSE IT WILL NOT HAPPEN. HE WILL INTERRUPT OUR EFFORTS. VOTE ALL REPUBLICANS OUT THEY ARE A CANCER

Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.